Recomendaciones de cara al empaquetado de cajas para mudanzas

Como profesionales en mudanzas tenemos la consigna de transportar y entregar los bienes del cliente en perfectas condiciones. Hoy os ofrecemos una serie de recomendaciones a tener en cuenta a la hora de empaquetar cajas cuando os encarguéis vosotros mismos de hacerlo. De esta forma evitaremos que las pertenencias sufran daños o roturas a causa de un incorrecto empaquetado.

Elegir la caja adecuada para preparar el contenido es clave a la hora de empaquetar. Tened en cuenta las dimensiones y el tipo de bienes que pondréis dentro de la misma. Recomendamos utilizar cajas de doble cartón, pues una caja de cartón sencillo o de “pan” no proporcionará suficiente protección.

También es importante distribuir el peso dentro de la caja para facilitar su manipulación por parte de los operarios, y así evitar que los objetos más frágiles sufran daños. Por nuestra experiencia en mudanzas nos hemos encontrado con cajas poco resistentes que superaban los 20kg con contenido de un mismo tipo de objeto –por ejemplo, libros de gran volumen o discos de vinilo-. En estas situaciones recomendamos al fondo de la caja los objetos pesados, y completar la otra mitad de la caja con objetos más ligeros y menos fragiles.

Cuando se trata de empaquetar objetos frágiles, el material de embalaje es fundamental para conservar su buen estado durante la mudanza. En este sentido, el plástico burbuja proporcionara la protección que buscamos. Para proteger menaje de cocina, vajillas, vasos y cristaleria en general se debe embalar pieza por pieza y la burbuja debe tocar el objeto.

Además de proteger los objetos, el plástico burbuja es uno de los materiales utilizados para rellenar los vacíos en las cajas. Es importante asegurarse que los objetos delicados no se muevan ni se toquen entre ellos. Para conseguirlo tenemos varias opciones, como el propio plástico burbuja, prendas de vestir, toallas o ropa de cama.

No podemos finalizar esta serie de recomendaciones sin recordar la importancia de etiquetar cada caja, este paso nos ayudará a detallar:

·         El tipo de contenido de cada caja para su correcta manipulación.
·         La distribución dentro de la nueva vivienda para mantener el orden.
·         La localización de cada una de las pertenencias durante la mudanza.